La onda encantada del dragón

En el post de hoy les voy a contar un poco las energías que estamos transitando desde el Sincronario Maya.
El 8 de febrero comenzamos una nueva vuelta al Calendario Sagrado Tzolkin. Hoy es el cuarto día de la octava Luna del año Maya, la Luna Galáctica del Halcón. Y a su vez hace dos días con el nuevo comienzo del ciclo del Tzolkin comenzamos un nuevo ciclo de 52 días llamado el Castillo Rojo de la iniciación de conocimientos. Hoy es el tercer día de una nueva onda encantada, la onda encantada del Dragon.
Aquí trabajaremos la conexión con La Fuente, la conexión con la Madre, nuestra nutrición tanto espiritual, fisica, mental y emocional, trabajaremos con la comunión con lo más profundo de nuestro Ser. Serán trece días en los que la comunicación será la dificultad de la mano de la energía del Viento, con las polaridades en la expresión. Serán días en los que activaremos nuestro servicio con el sello de La Noche, a través de los sueños, el inconsciente y el silencio mental se comenzará a expresar lo que por lo que la boca no quiere salir. Trabajaremos dando forma a nuestra meta con el sello de La Semilla, aquí se nos pide tener confianza de la información que disponemos para seguir creciendo; quizas nos vamos por el lado más de lo intelectual, pero tranquilos pues la razón unida a la intuición es una hermosa herramienta.

Nos empoderaremos de nuestro cuerpo, de nuestra energía vital, pues es en este cuerpo físico donde los mensajes del Alma se expresan. Equilibremos los miedos, aprendamos a usarlos de motor creativo, dejemos que se expresen y así unamos mundos, conectemonos con los divinos planos sutiles. Y así que resuene la sanación, observemos con atención donde están los bloqueos. La energía de La Mano será la canalizadora de la acción, armonizará nuestros proyectos para poder concretarlos, transformando nuestro interior es donde la voz de la fuente comenzará a oirse. La energía de la Estrella nos permitirá trabajar nuestra coherencia e integridad, armonizado nuestro crecimiento.

La Luna en el propósito, nos dará las intenciones de recordar para dejar fluir nuestras emociones y así volver al origen, volver a la fuente y poder limpiar nuestras emociones no trascendidas. Serán dias para perfeccionar y manifestar la fidelidad con nosotros mismos, el compañerismo, entendiendo que si nosotros no nos somos leales, ¿quién lo va a ser?. Ya en el tono de la liberación, viene la energía del Mono, en estos trece días nos dejaremos ir a través de la risa y el juego; nos reconectaremos a la Inoscencia Original, recordemos que todos somos niños y al igual que ellos no debemos olvidarnos de ser felices hasta con lo más sencillo y dejar ir.

En el tono 12, el tono de la cooperación, nos encontramos con el sello del Humano, donde se nos pide ayudarnos a crecer los unos a los otros. Y finalmente, llegando a la trascendencia nos encontramos con la energía del Caminante del Cielo, devolviendonos la Fe, haciéndonos ir hacia lo profundo de nuestro Ser, volviendonos seres autónomos, sostenidos en el Amor Incondicional de la Fuente, sostenidos en en la abundancia de la matriz Dios/Diosa y su medio de transición el Universo, recordándonos qué somos sus hijos y el lugar feliz que buscamos está en nuestro interior, en nuestro corazón.

Anúncios